sábado, 30 de marzo de 2013

[K-Cine]: Masquerade / Gwang Hae, el hombre que se convirtió en Rey



Cómo sé que más adelante me resultaría casi imposible hablar de esta película (debido a que estoy con otras tandas menos históricas y que me fascinan aún más). He decidido no retrasar esta entrada que tenía mentalizada poco después de terminar este gran filme, que de todas maneras se ha colado en un lugarcito de mi Top de Películas Coreanas.

Pero otra de las razones por la que me decidí a darle su entrada merecida a esta película, fue que aunque logró cosechar bastante éxito en la taquilla coreana (posicionándose en el Puesto 3 de las películas que más han recaudado en la historia del cine coreano), muchos aún no se habían dado la molestia de darle la ojeada respectiva, y eso me aquejaba. Así que por más que admitía que peliculones como The Thieves y A Werewolf Boy merecían la aclamación de todo el público, Masquerade merecía también NO quedarse atrás. Y por eso estoy aquí, disponible para hablar de este peliculón que vi hace un tiempo, dispuesta a esperarme un despliegue escenográfico de gran magnitud y unas actuaciones que traspasaran pantallas… pero la verdad, encontré mucho más que eso, y esa es… quizás, la razón más importante por la que me doy la molestia de referirme enteramente a esta película.

Vamos a empezar con la revisión. No sin antes darle chequeada a los datos generales que necesitan saber:
Masquerade es una película  de corte histórico basada -en líneas generales-en la narración del “Príncipe y el Mendigo”, cuyas similitudes se adhieren a la era Joseon, donde un Rey, cuyos cabales y tiranías le están cobrando factura, por lo que, sintiéndose amenazado de que todos los súbditos leales que le quedan conspiren contra él, se ve en la búsqueda de encontrar a un “doble suyo”, al cual utilizará como “escudo”. Para esto contará con su más fiel y leal servidor: el concejal Heo Gyun


Lee Byung Hun, Ryu Seung Ryong y Han Hyo Joo se encargan de dar vida y emociones a los personajes. Mientras la sólida y pulcra dirección de la mano de Choo Chang Min y el guión adaptado de Hwang Jo Yoon, nos involucran enteramente a la magia visual que se apodera de todo el filme, que en sí está basado en una novela de ficción…

Ya con un reparto así y un gran despliegue escénico, no es de sorprender que Masquerade haya sido un éxito. A simple vista no parece ser la gran cosa, pero el “nudo” y el punto “X” están en el interior. Recaudando así una cifra que sobrepasó los 12 000 000 de telespectadores coreanos que no pudieron contenerse ante la “magia” de ésta película.

Pero mientras no sepamos de qué va a fondo este filme, y solo nos dejemos llevar por cifras que a su vez podrían significar nada. Démosle un repase de lo que va en sí, Masquerade, para después pasar a los comentarios en general. 

No sin antes… por si aún no la han visto y quieren mantener la total discreción para no desvanecer las expectativas…
Como siempre:

[WARNING: Alto contenido de SPOILERS]


Poco o nada queda del justo y noble rey Gwang Hae, de aquel hombre que luchó por abolir la pobreza de su pueblo y a un país dividido por las clases sociales. Gwang Hae es ahora un rey que ya no puede confiar ni en su mismísima sombra. Al hacerse y deshacersecomo quiere durante el trono, la desesperación lo invade al solo imaginar que cualquiera de sus súbditos pueda traicionarlo. Gwang Hae, cansado de esto, se deja guiar por las recomendaciones de la única persona de confianza que le queda, su concejal Heo Gyun, -a quien desde entonces consta de evitar cualquier tipo de conspiración contra su vida que parece peligrada en cualquier segundo e instante- a buscar a un “doble” que conserve sus mismas semejanzas físicas para utilizar como “carnada” durante cada puesta de sol en su recámara, y así evadir cualquier intento de asesinato.


Su concejal, Heo Gyun, no tardará mucho en encontrar al fin a la persona a quien su majestad viene buscando desde hace ya tiempo. Este hombre no es otro que Ha Sun, un humilde acróbata que se gana la vida haciendo bromas subidas de tono y parodiando al Rey Gwang Hae, a quien obviamente, se le parece mucho. Mientras tanto la salud del Rey no tardará en deteriorarse de a pocos. Ante esto, Heo Gyun necesitará de la ayuda inmediata de Ha Sun, a quien no tardará mucho en convencer para hacerse pasar por el Rey durante un tiempo limitado hasta que las cosas vuelvan  a su cauce y el verdadero Rey logre recuperarse completamente.


Es así como Ha Sun, ahora el Rey Gwang Hae, se verá en la difícil tarea de manejar entre sus manos cada movimiento en falso o en contra que propondrán sus opositores, quienes parecerán complicar aún más la gestión y organización de un Reino que se encuentra al borde de una crisis donde los pobres son los más olvidados y los ricos los más beneficiados.

Ha Sun no verá con buenos ojos esto. Y aunque en un inicio actuará como un incompetente que no sabe ni en qué ni en dónde está metido. No tardará mucho para que reflexione sobre lo que de verdad debe hacer por su pueblo, un pueblo al cual pertenece y de quién, estando ahora al mando, deberá hacerse cargo, aún cuando el concejal Heo Gyun esté detrás de él, vigilando y modulando cada uno de sus movimientos. Éste sin embargo, no dará su brazo a torcer, y su sencillez como gran corazón se harán de notar bajo los mantos de un Rey que hacía mucho no demostraba tales aptitudes de humanidad, compasión y serenidad.

Esto no tardará mucho en fluctuarse por todo el Reino, donde todos se preguntarán: ¿Qué está sucediendo con el Rey Gwang Hae? Lo que despertará todo tipo de reacciones sorpresivas como negativas, donde la oposición no perderá ni el más mínimo segundo en averiguar qué es lo qué está detrás de este “supuesto” Rey que de la noche a la mañana se le ocurrió ser el más justo y gentil de todos.

Pese a esto, con el tiempo, Ha Sun / Gwang Hae no tardará demasiado en hallar su verdadera razón para suceder al verdadero Rey Gwang Hae, mientras éste se encuentra indispuesto. Tomando el control y las decisiones que salen desde lo más profundo de su corazón, y haciéndose valer y respetar como si fuera el mismísimo, o más aún, VERDADERO REY que lucha por sus ideales y enfrenta a sus subordinados por lo que considera justo y equitativo. 


Heo Gyun, fiel y leal concejal del “Verdadero Rey”, no verá con buenos ojos esto. Tratandode abrirle los ojos a Ha Sun, lo convencerá de que las cosas no son tan fáciles y sencillas de manejar como él cree. Que no puede cambiar la constitución de su trono  y por más que juegue limpiamente, está solo ordenado a ser un “títere” de repuesto, sin la libertad de expresar los deseos que aguardan en su corazón para el futuro de un pueblo al cual no le puede ser indiferente. Esto durará bastante poco, pues aunque le cueste admitirlo, Heo Gyun se dará cuenta de que está ante a un verdadero mandatario que ama a su pueblo y lucha por sus más justos ideales, a tal punto de ser infinitamente mejor que el Rey Gwang Hae.


Sin embargo, el Jefe de la oposición Park Chung Min y la Reina Consorte podrán en tela de juicio la sinceridad como veracidad en las palabras de este Rey, y quizás algo más allá de eso…

¡Uff! Y no quiero seguir porque dije suficiente (?) *mianhé, pero spoilers como en You’re My Sunshine ya no se permiten u____u* 



1° Lee Byung Hun: ¡BRAVO! Nunca lo he considerado uno de mis actores preferidos, y aunque esté aún lejos de estarlo, me pongo en la necesidad de alabar su magnífica y emotiva interpretación. Haciéndome creer que todo es posible, y que lo imposible no carece de obstáculos, más que el que uno mismo se pone en su camino. Pero ante todo es el complicado cambio de roles y personalidades lo que atrae más. Pues aunque admito que era de esperarme una pulcra actuación de parte de este actor, no imaginaba que pudiera hacerme sentir y vibrar con ambos roles, y sobre todo, con el que se lleva todos los galardones, Ha Sun, o “Ha Sun, el hombre que se convirtió en el Rey Gwang Hae”. Y aunque inicialmente quise pasar de largo su actuación, debo reconocer que era fundamental ver encarnando tales roles en este hombre, que sabe de verdad, como llegar al corazón de los telespectadores y cautivar como emocionar con una mirada, una sonrisa y una portentosa voz. Pero más aún está el hecho de que esto lo haya sabido abarcar a un personaje sentimental y muy emocional como Ha Sun: un tipo como cualquier otro que pudo haber abusado en un principio de su “suerte” al suceder al Rey y cometer fechorías como cualquier otro, pero Ha Sun NO; que al solo colocarse el traje por primera vez tuvo en claro lo que quería, sus ideas planteadas aunque no del todo desarrolladas, pero una intención que permitió que lo llevase lejos en su intento de ser una mejor persona y un MEJOR REY para su pueblo ;)… (SPOILER A CONTINUACIÓN) aunque esto solo quedase en un sueño *sniff sniff* (FIN DEL SPOILER).

En resumen: Lee Byung Hun me transmite como pocas veces lo hace, al punto de hacerme quebrar en llanto (y lo digo en serio). 


2° Ryu Seung Ryong: Pero nuestro verdadero Rey no hubiera podido sobrellevar su largo camino en busca de su verdadero objetivo en este mundo, sin contar con la ayuda interesada -en un principio- de uno de los personajes PIEZA CLAVE de toda película, Heo Gyun, ó nuestro fetiche y a la vez querido -con el paso del tiempo ;)- fiel concejal hasta los huesos. Un erudito que ha centrado gran parte de su vida en ser la “mano derecha” del Rey Gwang Hae, quien le debe casi todo a este concejal que no tartamudeó en ningún momento ante sus más sabias y déspotas órdenes reales. Así que su fiel capacidad y eficiencia para lograr sus objetivos dispuestos, lo convierte en el personaje FUNDAMENTAL de Masquerade, personaje magistralmente interpretado por Ryu Seung Ryong, quien inclusive y al final -aunque no lo parezca- logra mostrar signos de humanismo y sensibilidad (SPOILER A CONTINUACIÓN) al punto de impulsar a Ha Sun a convertirse en el verdadero Rey (FIN DEL SPOILER).


3: Guión: Y más difícil nos hubiera sido ver la película sin el factor emocional que engalana toda la trama, debido a su emocionante y sensibilizador guión (bien adaptado). Palabras como: “Podría ser un impostor para ustedes, pero para mí es el legítimo Rey” nos demuestra que un Rey no es quien se cree serlo, sino quien da el alma, corazón y vida por su pueblo. Una persona no nace siendo Rey, una persona se HACE Rey, y solo puede depender de uno mismo, de sus ganas de hacer la diferencia y luchar por lo que considera lo mejor para su nación, el LOGRARLO.


3: Escenografía / Fotografía: Qué sería también de Masquerade sin la producción de escenografía maximizando hasta el más mínimo detalle. Transportándonos a la era de una Joseon donde un déspota Rey deja en claro sus intenciones ante sus súbditos con tal fortaleza y severidad, al punto de emocionarnos con la calidad visual que nos ofrecen con los bien modulados ángulos de una calidad fotográfica que se deja admirar aún más en el encuentro de ambos personajes como Gwang Hae y Ha Sun, en una de las escenas que más tengo impregnada aún en mi cabeza, debido a la firmeza de los contrastes y las geniales tomas angulares que pareciesen mostrar una realidad fuera de ficción. Cómo olvidar también las tomas y rodajes hacia las afueras del palacio y en plena noche, donde inclusive, la belleza y voracidad de la realeza se hace de latir y sentir aún más, ó mi escena favorita de todas, la del final de la película (SPOILER A CONTINUACIÓN) cuando ambos personajes, Rey y concejal, se dan el último adiós y dan por culminada la gran relación que habían entornado durante la sucesión. Cómo podría explicar la belleza con la que mostraban tan agridulce y nostálgica despedida, y las tomas hacia los gestos de ambos que de verdad hacían revolotear las más sensibles emociones de ambos personajes, junto a la toma final del barco que fueron dignas de aplausos entre tanto lloriqueo ;) (FIN DEL SPOILER).


4º Dirección y Producción: Nuevamente, y rodeando toda la maravilla escrita como visual del filme, se lo debemos gracias a una dirección altamente profesional, de la mano de un director y una producción cuyos próximos trabajos mantienen mis expectativas por llevarme a ese mundo donde todo depende de nosotros mismos para lograr nuestros objetivos y una mejor calidad de vida.


5º Han Hyo Joo: Ya para culminar. Mi preciosa Han Hyo Joo no logrará hacer una genial interpretación, pero logra estar a la altura de lo que requiere el personaje al enrolar a la Reina Consorte. Un rol que si bien no logra un protagonismo tan marcado como el de Ha Sun y Heo Gyun, posee una compostura bien definida. Pues aunque inicialmente se muestra como un personaje algo soso. Va cobrando solidez, mientras sus sentimientos van brotando de su aparente frialdad que la llevó a dejar todo tipo de ilusiones y contactos cercanos con el Rey Gwang Hae, Rey que de la mano de Ha Sun, vuelve a acercarse a ella para sacar a flote esos sentimientos y emociones que hacía mucho no mostraba.


Comentario Final

Masquerade es profesionalismo en sus actuaciones, en su guión, en su fotografía y en su rodaje. Posee escena preciosas acompañadas de unas interpretaciones que logran estar a la altura de lo previsto y que más aún… logran hacerse un hoyito en tu corazón por lo emotivas que resultan y por las buenas tomas que giran a su entorno, maravillando hasta al más indiferente con el contraste reflexivo de fondo que no te dejará absolutamente inadvertido, eso tenlo por seguro.

Por lo tanto, creo que ya es evidente mi puntuación hacia esta película:

1, 2, 3, 4, 5 Estrellas

Para una película que verdaderamente me hizo sentir más de lo que esperaba, y eso no siempre suele ocurrirme (así que lo agradezco infinitamente) ;)

Disponible en:

Online: YouTube (Click aquí)

Sin más qué decir. Los dejo con el teaser, deseando que se animen a ver esta gran película:


No hay comentarios:

Publicar un comentario